UN SEÑOR MINISTRO.

Puente San Roque González de Santa Cruz. Imagen Diario Primera Edición.

UN SEÑOR MINISTRO.

 Con el corte de la Ruta 22 en Cutral Co, el20 de junio de 1996, comenzó un nuevo modelo de protesta social en la República Argentina.

 Este fenómeno del “piquete” o “corte de ruta” sigue vigente hasta la actualidad.

 El artículo 194 del Código Penal reprime a quien, sin crear una situación de peligro común, impidiere, estorbare o entorpeciere el normal funcionamiento del transporte por tierra, agua o aire.

 Se entiende que este ilegítimo procedimiento no respeta el derecho constitucional que tiene todo habitante de circular y transitar libremente por el territorio argentino.

 Desde otra óptica, se dice que no se debe “criminalizar la protesta social”, que ella se encuentra amparada en los artículos 14 y 33 de la Constitución Nacional y los Tratados de Derecho Internacional. Que no se puede considerar delictiva a una conducta autorizada en una norma de mayor jerarquía.

 Un grupo de 300 personas, entre ellos muchas mujeres y niños, interrumpió el paso del Puente Internacional San Roque González de Santa Cruz, que une las ciudades de Posadas, Argentina con Encarnación, Paraguay, en el mes de diciembre del año 2003.

 Los manifestantes pertenecían a un grupo mayor de personas, que habían iniciado una demanda civil resarcitoria contra la Entidad Binacional Yacyreta, cuando esta elevo el nivel del embalse a la Cota 84.

 El corte fue total y por tiempo indeterminado, solicitando a la EBY el pago adelantado de una suma de pesos ($ 10.000) diez mil, suma equivalente a 3.350 dólares al valor de esa fecha.

 Me encontraba a cargo del Juzgado Federal Nro.1 de la Provincia y tuve que intervenir en el conflicto, era además, el Juez a cargo de la demanda civil.

 Tanto del lado argentino como paraguayos quedaron aisladas personas que no podían regresar a sus hogares.

 Se vivieron momentos de mucha tensión, el número inicial de manifestante se fue incrementando, como también el aumento de la temperatura ambiente propia de esa época del año.

 El Juzgado resolvió intimar en un plazo de 30 minutos al desalojo del lugar, con resultado negativo.

 Ante el desconocimiento de la orden judicial les comuniqué a las autoridades de Gendarmería Nacional que iba a disponer el desalojo del viaducto con la fuerza pública, resguardando la integridad física de los manifestantes y del personal que debía actuar.

 Me comunican que para realizar el operativo no disponían del personal necesario, y que debían requerir la actuación de la Brigada Antimotines que tenía su asiento en la ciudad de Rosario, y que no podrían arribar en un plazo menor de 20 horas.

 La Entidad Binacional se negó a acceder el reclamo pecuniario en base al argumento de la existencia de una demanda judicial en trámite procesal; los manifestantes empezaron a reclamar la presencia del Juez Federal en el lugar.

 En la soledad de mi Despacho ,y con la prudencia necesaria que la situación demandaba, a las 18 horas llamo a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para informar al Presidente el estado de situación del conflicto, con pocas esperanzas de que a esa hora se encontrara en el lugar.

 No podía ir al lugar de la protesta porque no era un negociador, tampoco podía justificar el reclamo pecuniario, porque estaría adelantando opinión sobre algo que aún no había resuelto.

 El Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación era el Doctor Carlos Fayt, con quién nunca tuve una conversación personal.

 Contrariamente a lo que pensaba, el Doctor Fayt estaba atendiendo su Despacho a las 6 de las tarde y recepcionó mi llamado.

 Le informe de los acontecimientos, agravamiento del conflicto, solicitud de presencia del Juez en el lugar de los hechos y mi pensamiento.

 El Presidente de la Corte, con la sapiencia y el sentido común que lo caracterizaba, me dijo:

 -¡Doctor Chávez, usted tiene que permanecer en su Despacho, reciba a la persona que desee o haga traer por la fuerza pública a quién corresponda!-

 Así actué y pasada la medianoche recibí declaración a los cabecillas de la manifestación, haciéndole saber que un Juez no debe resolver ninguna demanda o conflicto bajo presión.

 Las personas se retiraron y liberaron el paso internacional fronterizo.

 No descubro nada destacando los valores del Ministro de la Corte que permaneció en su cargo desde el 21 de diciembre de 1983 hasta el 11 de diciembre de 2015.

 Que era Profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires; ganador del Premio Konex de Brillante por su trabajo como Juez y autor de numerosos libros de Derecho.

 La Justicia también tiene y tuvo hombres “probos” como el Doctor Carlos Fayt.

-¡UN SEÑOR MINISTRO!

LOS DESPLAZADOS.

Esta imagen puede estar sujeta a derechos de autor.

LOS DESPLAZADOS.

La irrupción en la zonas rurales de Colombia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias- Farc-; y el constante enfrentamiento con los grupos Paramilitares, obligó a un gran número de personas a migrar hacia zonas urbanas de mayor población.

El desarraigo, doloroso por cierto, incluyó la pérdida de sus pertenencias y muchos derechos elementales.

En 2021 se desarrollaran en nuestro país elecciones de medio tiempo, de renovación de autoridades parlamentarias y las gobernaciones de Corrientes y Santiago del Estero.

 En la práctica, los estados provinciales desdoblan las elecciones para tomar distancia de la media nacional, y jugar con los contenidos políticos propios de sus bastiones.

Es decir, que hay elecciones provinciales, las primarias abiertas simultáneas y obligatorias y las elecciones generales._

El país sumergido en la lucha contra la pandemia del coronavirus, ha dejado de lado la discusión del derecho fundamental de los ciudadanos de elegir a sus representantes.

El panorama es complejo, no está en la agenda pública la modificación del sistema de la emisión del sufragio, por lo que en el próximo año, se votará por la boleta sábana de cada agrupación, partido político o alianza que se presente.

La Cámara Nacional Electoral reclamó el estudio del escenario de una elección con pandemia, las medidas de profilapsis y el resguardo del elector ante el aglomeramiento de personas el día de los comicios.

Se han organizado grupos interdisciplinarios para definir los lineamientos de las elecciones parlamentarias del año próximo.

Una de las alternativas que se manejan es disminuir el número de electores por mesa y aumentar los lugares de votación para evitar la superpoblación de personas en los edificios.

El cumplimiento de los protocolos sanitarios tantos para las autoridades de mesa, comandos electorales y los electores.

Esto demandará mayores recursos económicos para llevar adelante el proceso electoral en su totalidad.

Tchintian, Tullio y Abdala en un reciente trabajo titulado,   “Como organizar comicios en escenarios de pandemia y pospandemia?” Concluyen que:” Toda adaptación logística deberá preservar una serie de condiciones o valores que hacen a la calidad de nuestra democracia, cualquiera sea la condición sanitaria que esté atravesando el país. Estos principios son: la participación electoral, la igualdad en el acceso y ejercicio del sufragio, la equidad en las condiciones de competencia, el control ciudadano de parte de los fiscales partidarios y de las autoridades de mesa, y el secreto del voto”.

La situación extraordinaria en que se llevará a cabo el acto eleccionario nos lleva inevitablemente a darle una mirada crítica a nuestro tradicional esquema del acto electoral:

-¿Habrá tiempo suficiente para que los electores puedan emitir su voto hasta las 18 horas?-

-¿Se podrá cumplir con el aislamiento obligatorio y la distancia de protección, cuando los partidos políticos acostumbran a reunir a los electores en sus sedes partidarias?-

-¿Ante la mayor cantidad de mesas y edificios de votación podrán los partidos políticos ejercer una adecuada fiscalización?

-¿Al tener menos fiscales de mesa y generales se pedirá en forma reiterada la inspección del cuarto oscuro, con la consiguiente interrupción y demora para emitir el sufragio?-

El escrutinio de mesa se realiza generalmente en el cuarto oscuro, con presencia de autoridades de mesa, fiscales de mesa, fiscales generales, veedores electorales,¿ se respetarán las distancias establecida por las autoridades sanitarias?.

Recientemente se realizaron Elecciones Presidenciales en la República Dominicana y Municipales en el Uruguay .En la primera las autoridades electorales reconocieron que dentro de los edificios se respetaron las normas de distanciamiento y de higiene, pero “lamentablemente no pudieron controlar la calle”; en la segunda se detectaron dos casos de coronavirus.

Un número aproximado al 10 % del padrón electoral está incluido en los denominados “Grupos de Riesgo” por las autoridades sanitarias son” los mayores de 60 años y personas con comorbilidad”

Existe en esta franja un claro cercenamiento a su derecho electoral, tiene por un lado el deber de concurrir a votar, (art.12 del Código Nacional Electoral), están incluidos en el Padrón Electoral (arts.15 y 18 del Código Nacional Electoral) y son pasible de sanciones por la no emisión del voto,(art.125 del Código Nacional Electoral).

Sin llegar al nivel de cercamiento de derechos como los Desplazados colombianos, existe sin duda, un menoscabo al ejercicio libre de ejercer su función como ciudadano.

Como si fuera poco esa franja etaria, comprobada estadísticamente, posee una alta cultura cívica y ejerce periódicamente este derecho.

Las elecciones afectarán a todos los ciudadanos por igual, está en la responsabilidad de cado uno respetar su derecho y el de los demás, y las autoridades de aplicación, tanto electorales, comando electoral, como sanitarias, deberán velar por el libre y seguro derecho de emitir su voto a toda la ciudadanía, no solo a una parte.

Esta imagen puede estar sujeta a derecho de autos.

CHE PIBE, VENI VOTA.

CHE PIBE, VENI VOTA.

Al final de la guerra de Malvinas el rock nacional tomo una postura contestaría con el régimen imperante. Así nacieron canciones como “Che pibe, veni vota”; “Reina madre” de Raúl Porchetto o la legendaria “ Solo le pido a Dios” de León Gieco.

En el 83 volvió la democracia y Raúl Alfonsín fue Presidente.

El   2020 nos encuentra en medio de la pandemia del Covid-19 en un escenario difícil, complicado en lo epidemiológico y mucho más en lo económico. Pese a ello los procesos electorales no se detuvieron.

En lo que va del año se realizaron elecciones presidenciales en Corea del Sur, Surinam, República Dominicana y Polonia; y elecciones municipales en Francia. En Corea del Sur y Polonia se impuso el oficialismo, en Surinam y República Dominica la oposición. Tanto en Francia como en República Dominicana aumento el ausentismo por temor a la epidemia.

En el 2021 en la Argentina hay elecciones de medio tiempo, dos gobernaciones y elecciones parlamentarias en las   otras provincias. El cronograma electoral es amplio y  muy posible con las Paso incluidas que el elector deberá transitar por el cuarto oscuro en dos o en tres ocasiones.

La cuestión sanitaria dista de estar resuelta, vivimos de protocolo tras protocolo; primero la salud, la economía, pero no olvidemos los derechos, el ciudadano debe elegir a sus gobernantes, aunque sea con restricciones como inevitablemente ocurrirán en tiempos de pandemia.

Como serán las próximas elecciones en tiempos de pandemia o postpandemia, podrán los protocolos a aplicarse cuidar debidamente a la población.

El hombre común hace tiempo manifiesta su disconformidad con las elecciones en boletas sábanas, dicen que afectan la democracia interna de los partidos políticos, porque se tejen alianzas de apuro para competir.

La Organización de los Estados Americanos ha lanzado una guía para organizar elecciones en tiempo de pandemia, hay que cuidar al elector dice pero debe tener un consenso interno.

En nuestro país el voto electrónico no logra superar los estándares de desconfianza, seguimos votando con la boleta de papel de hace cincuenta años.

La Cámara Nacional Electoral reclamo oficialmente prestar atención a las necesidades básicas para llevar adelante un acto eleccionario en estas condiciones.

Se necesita un mayor presupuesto, mayor capacitación e información a la población sobre temas como el distanciamiento personal, barbijos, alcohol e incluso llevar su propia birome.

Los especialistas están analizando el tema, algunos dicen que no es conveniente introducir modificaciones en tiempos de crisis; otros  sostienen que las mesas deben tener la misma cantidad de electores pero con más establecimientos educativos para evitar  aglomeraciones de personas.

Conociendo las costumbres e idiosincrasia de nuestra gente el día de las elecciones va ser de muy difícil aplicación en forma  constante las restricciones que imponen los protocolos.

Hay estudios estadísticos que demuestran que en condiciones normales un votante demora un promedio de 3 minutos desde que se presenta a la mesa electoral, se idéntica, toma el sobre ingresa la cuarto oscuro y coloca el mismo en la urna. Si votase el 70 % de los empadronados necesitaríamos 12 horas con 25 minutos para completar el ciclo. Las elecciones empiezan a las 8 y terminan a las 18 como se entiende entonces. Hay momentos de mayor agilidad pero en muchas ocasiones se cierra el edificio escolar y terminan de votar después de las 18 horas.

Es imposible hacer este cálculo con todas de las medidas de seguridad e higiene que deben implementarse.

Una alternativa sería ir a la Boleta Única que viene recomendando hace tiempo la Justicia Electoral que podría aplicarse con la reforma de 3 artículos del Código Nacional Electoral.

Para evitar el boleteo e interrupciones por faltas de boletas en el cuarto oscuro, estás deberían estar al “sistema ecuatoriano” en poder del Presidente de Mesa quién le entregaría al elector una para que realice las marcaciones de su voto las coloque en el sobre y la deposite en la urna.

Los partidos políticos no deben reponer boletas, si por algún motivo extraordinario llegasen a faltar el Delegado Judicial del establecimiento se las proveerá.

Hay mayor asepsia, en el cuarto oscuro no hay boleta ni sobres, el elector con la boleta única en sus manos no tendrá problemas para emitir su voto y cumplido con su deber cívico retirarse inmediatamente de la escuela.

Las elecciones deben garantizar fiscalización, integridad y transparencia.

CUARTO OSCURO Y URNA UTILIZADA EN POLONIA. FOTO DE LA WEB.

IUDEX

La palabra Iudex en latín significa Juez. En la época de romanos se lo llamaba “Pretor”

La persona del Juez encierra en su denominación y función uno de los pilares de cualquier sociedad organizada.

En épocas pletóricas el Juez era respetado tanto por sus dichos como por sus   decisiones.

No podemos abordar su función fuera del ámbito del marco de la Justicia, de su organización, de su funcionamiento y también prestigio. Tampoco hacer una distinción de género.

En un café de Libertad y Talcahuano muy cercano a la Suprema Corte de Justicia varios prestigiosos hombres y mujeres de Derecho discutían cuales eran los atributos que debía poseer un buen Juez.

En un mundo fluctuante era lógico suponer que el Juez de antaño no sería el mismo de la actualidad, no solamente en su versación, sino también en su decreciente desprestigio.

Los argumentos serían interminables de enumerar, pero se dijo allí que el mismo debe ser independiente, debe motivar sus decisiones, tiene que ser imparcial en todo momento, equidistante.

Una abogada argumento que era imprescindible el conocimiento y la capacitación, con equidad, responsabilidad institucional, otras voces sostuvieron que debe ser cortes, trasparente, no comentar las cosas que está resolviendo y también prudente.

Uno de ellos, el que estaba más callado, pidió la palabra y sostuvo:”, “un buen Juez tiene que tener cuatro virtudes; ser un hombre probo, ser un hombre honesto, debe tener sentido común y si sabe algo de Derecho mejor”.

No faltaron los que utilizaron el sarcasmo ante tal aseveración, una de las damas sostuvo que era un razonamiento muy superficial; pero varios pensaron que algo de razón tenía.

El hombre defendió su postura de que si sabe algo de derecho mejor, que no era necesario que fuese Sebastián Soler, si es un hombre probo y a la vez honesto resolverá el caso de la mejor manera, con el sentido común se ajustará a las nuevas exigencias como el derecho comunitario, las cuestiones de género, el derecho ambiental y: una constante capacitación haría de su carrera una respuesta razonable al bien común.

El doctor Jorge Mosset Iturraspe en sus clases magistrales, decía que el ejercicio de la judicatura era un honor que exigía una entrega mayor a la de cualquier hombre/mujer común. Citaba como ejemplo que al dictar sentencia ponderando el hecho dañoso causado,   no podía mirar por la ventana para ver que colectivo pasaba; a   el 23, le pongo 23.000 pesos. El Juez debe fundar su fallo en la prudencia judicial sobre la base de la sana crítica.

El problema esencial tiene que ver con la independencia de los poderes del estado, esa división necesaria para cualquier estado democráticamente organizado, sin independencia no hay justicia.

También las Universidades deberían agregar, algunas ya lo hacen, materias que tengan que ver con la formación de los estudiantes que podrán ejercer en alguna etapa de su carrera la Magistratura.

Sin Independencia no hay garantías, ni Nación, ni Civilización.

El Covid-19 y la Democracia.

covid19-democracia

La pandemia genero un escenario inédito para el mundo en
este año 2020.Desde la parálisis general con el aislamiento
de las personas en todo el planeta, hasta un futuro tan
incierto como desconocido.
La democracia no ha estado exenta de los
condicionamientos que produjo la epidemia.
Las reacciones son aún embrionarias y están sobrevolando
el cedazo de sus propias consecuencias. En el año 2020
el calendario electoral tenía innumerables elecciones.
Algunos se pospusieron por el mismo aislamiento social
que generó la epidemia y otros se llevaron a cabo.
Derechos fundamentales han quedado a resguardo por las
mismas restricciones; los partidos políticos no pueden
llevar adelante su democracia interna, no pueden hacer
campaña de un modo tradicional ni tener contacto con sus
simpatizantes como en cualquier elección.
Los analistas dicen que en este contexto el partido del
gobierno tiene ventaja en la comunicación de sus propios
actos y de las medidas que tome para enfrentar al Covid-
19.
Aparece el dilema de la salud o la economía, todos están
de acuerdo que lo primero es lo principal, pero no hay
certeza que una vez transcurrida la epidemia piensen lo
mismo.
Es interesante una mirado a los países donde se realizaran
o se realizaron elecciones.

Corea del Sur fue la primera y pudo llevar adelante el
proceso como el control de la pandemia; para eso realizo
un amplísimo testeo anticipado de la población en riesgo,
se les permitió ir a votar a establecimientos especiales que
fueron prolijamente desinfectados al marcharse los
electores. También hubo voto anticipado y un alto
acatamiento de la población a las medidas de aislamiento.
El otro país es Polonia que fijo la fecha eleccionaria el día 7
de mayo com un sistema de “voto por correo” de muy difícil
implementación por el aglomeramiento de personas y la
fiscalización del acto electoral. La oposición se opuso y el
gobierno se comprometió a fijar nueva fecha.
Por último en Surinam el 25de mayo se desarrollo el
comicio general para la elección del nuevo Presidente. A
pesar de ser un país pequeño y poseer un bajo caudal de
electores, se produjeron infinidad de inconvenientes.
Primero en la confección de listados, segundo un bajo
acatamiento a las medidas de distanciamiento social y
medidas sanitarias de seguridad; esto llevo que el acto que
debía terminar a las 19 horas debió extenderse hasta las
21 y como corolario hasta la fecha no hay datos certeros
sobre el resultado final de la elección. No nos imaginamos
si esta situación ocurriese en la Argentina.
Los Estados, Órganos Electorales, Partidos Políticos y la
Sociedad en su conjunto están ante un dilema de compleja
resolución.